El Fumadero de RisckyLu – Todo en «Normalidad» (reflexión personal).

Días atrás.

Cuando creí que después de pasar alrededor de cinco días sin luz y agua todo regresaría a su cause natural, las clases volverían a impartirse, los comercios volverían a abrir, las personas regresarían a sus trabajos y que después de largas noches oscuras en donde la única luz que se divisaba era las barricadas incendiadas en la calle y las luces de los automóviles que desaparecen a quien piensen diferente a lo impuesto, volveríamos a la nueva rutina de la alta tensión política a la que nos acostumbramos y así fue por un tiempo hasta que el caos volvió a repetirse pero ahora en ese caos había algo distinto.

Este país se ha convertido en un caldo venenoso de estrés, rabia y desesperación, incertidumbre y locura. Nuestra naturaleza sale a la luz cuando se comienza a carecer de lo mas básico y ves como lentamente la parafernalia del «hombre civilizado» se desmorona para dar paso al animal interno que todos poseemos. La «normalidad» duró una semana, quizás menos luego de ello todo se tornó en una nueva pesadilla; sin luz y sin agua en todo el país nuevamente por quien sabe cuanto tiempo.

El gobierno achacó la culpa de esta tragedia a sus mas grandes enemigos, el imperialismo, terroristas, saboteadores de todo tipo, la verdad es que esta historia de quien es el culpable es vieja, aburrida y creo que todos en cierta forma la conocemos y si no la conoces puedes leer sobre ella en internet cuando te plazca. Lo que yo en cierta forma trato de expresar con este texto que va improvisado y nada trabajado es lo mucho que ha cambiado la definición de normalidad.


«Normalidad».
Es curioso como para mí esta palabra ha cambiado, diría que su significado se ha distorsionado tanto para muchos que creo llegará un punto lo «normal» será no tener absolutamente nada. No sé si en algún otro país podría ser imaginable o concebible si quiera el hecho de estar casi una semana entera sin ningún servicio básico; agua, electricidad, teléfono… la idea creo que suena descabellada o al menos creo que lo sería para muchos.

Lo curioso es que a pesar de la crisis, del escándalo generado por tal situación, para nosotros no es tan descabellado, ya es mas «normal»; es casi normal no tener agua, ya es casi normal carecer de electricidad , ya es una costumbre que las cosas funcionen a medias o de plano no lo hagan. La «normalidad» para mí perdió significado y definición alguna, en este país lo que es normal hoy será un lujo mañana, y algo inconcebible el año que viene y me pregunto ¿Que haremos? ¿Nos tocara acostumbrarnos? Pareciera que ahora la meta no es vivir sino simplemente permanecer con vida como en la selva.

¿Cuanto se tiene que sufrir para vivir por lo que se sueña? ¿Soñar con una vida «digna» es mucha ambición ahora? En estos momentos la respuesta no la tengo clara. Quien sabe hasta donde seremos capaces de soportar y si habrá sido demasiado tarde para recuperarnos de este desastre. Creo que solamente quería desahogar la molestia que siento de haber pasado tantos días privado de los servicios básicos de todo ciudadano y que perderles sea algo que se ha vuelto una costumbre.

Venezuela vuelve a amanecer sin luzfuente


Nos vemos en otro post que sea mas divertido y no tan aburrido. Hasta Pronto.


─────────────────────────
Gracias por llegar hasta aquí…
─────────────────────────

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *