El Fumadero – ¡Fuera luces! (personal).

Aquí vamos de nuevo…

Siempre me gustó la literatura fantástica, las de aventuras, los programas y blogs de viajes, la exploración, a medida que fui creciendo me comenzaron a gustar mas dichas cosas, mientras me encontraba viendo Avatar la Leyenda de Aang comencé analizar inconscientemente el porque ese gusto tan peculiar, que era lo que me obsesionaba tanto por aquellas cosas, porque me la paso en mis ratos libres consumiendo horas y horas de este contenido…

Llegué a la conclusión de que no había nada particular que me atrajese, lo único que podía rescatar era la sensación de movimiento, de lugares nuevos que esos libros, blogs y contenido me ofrecían, la sensación de poder moverte, de sentirte en cierta forma libre, de poder estar lejos, sobre todo lejos de aquí donde me encuentro, creo que esa es la razón por la cual esta clase de contenido que consumo de libros o internet relacionado a la «aventura» a las travesías o la exploración es porque me hacen sentirme lejos de esta maldita pesadilla a la que llamo «hogar», y es que si bien Venezuela es un lugar «hermoso» es una belleza que no puedes percibir, solapada por todo el montón de porquería que ocurre día tras día…

He estado analizando mis búsquedas en Youtube y he notado que hay cosas como, «sitios no tan conocidos de la Isla de Malta» «Como se pasa un día surfeando en Hawaii», «Que desayunan las personas en Japón», «Así serán los vuelos comerciales a la luna», últimamente tengo la necesidad de sentirme lejos de aquí con la mayor urgencia posible y cada día que pasa esa ansiedad se va mutando en desespero, pero a la vez me veo a mí mismo cobarde e incapaz de moverme de esta tierra, este lugar que se traga el dinero las esperanzas y la vida de las personas que solo buscan algo mejor y su único pecado es pensar diferente.

Siento un gran y profundo respeto por aquellos valientes idiotas que se lanzan en busca de aquello que les haga feliz, que los llene, que salen a buscar su destino… ignoro si saben de las consecuencias que eso implica, ignoro si saben que la vuelta atrás es complicada y que jamas serán los mismos y esta tierra tampoco… Algo característico de la literatura de aventura es el gran viaje y la vuelta a casa, pero si en algún momento la voluntad me da para emprender el gran viaje puedo asegurar que no habrá una «vuelta a casa». Mi casa ya no existe, esta tierra en la que vivo no es mi casa y espero pronto irme muy lejos…

Lo siento no recuerdo exactamente quien me tomó esta foto.


─────────────────────────
Gracias por llegar hasta aquí…
─────────────────────────
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *