El Cuaderno – El final de los tiempos (verso libre).

El Final de los Tiempos.


Ha venido a mí otro pensamiento,
muy a menudo recurrente pero siempre
callado por el la muchedumbre de 
divagaciones que a esa hora transitan
por las vías de la mente.

¿Quien soy? ¿Soy en verdad la persona
que creo ser? A veces pienso que siquiera
reconocería mi ente aun si estuviera justo
ante mis pies.

Tengo una visión de la persona que soy…
pero ¿Es así realmente? Esa persona que
yo creo ser solo existe en mi cabeza,
un desconocido quizás para mis amigos,
familias y demás… 

Cada persona con la que congeniamos
tiene una versión de habitando en su
mente, ajena quizás
a la versión
que tú crees conocer de ti.

Nunca eres la misma persona
ni siquiera para ti mismo,
no soy la persona
que creo ser,
la persona que creo mostrar
quizás solo sea una ilusión de mi mente.

¿Cual de mis «yo» es real? 
¿Cual perdurará en el tiempo?
Si mañana muero el «yo» que creo conocer
dejará de existir, o quizás nunca fue real si 
solo yo estoy vagamente consiente de él.

Otro tomará su lugar, una versión de mí
que yo nunca conoceré, una que habita
en la memoria de alguien mas que probablemente
nunca sabrá quien soy yo de verdad.

T̢̟̥͙̙̪̠ͥ̈́͒ͮ͒a̯̩̦͙ͯp̛̗̟͔͚ͥ͗̓̔̎ͫi̶̲̪̮͒̄ͫ̀́̚w͕̪̲̪̣͒̈̎ͥͅả̠͉̂͒̈̎ͬ͝ ̞͙̫ͬ̈́ͤ͐ͥM̷͈̦̄̈͌̔ͮ͛̎ả̦̙͍͓̠̞̪̑̂̔z̧̝̫͂̈́i͚ͪ̆b͉̂ͮ̒ͤ̓̊͝u̯̮̫̖ͧ̓̈́ͨ͡k̤͈̼̘͉̊̍̈́̄̃o͍̒͐͛
fuente


─────────────────────────
Gracias por llegar hasta aquí…
─────────────────────────
 

El Cuaderno – Autoengaño (poema).

Autoengaño.


Tengo todo lo que siempre quise,
despierto a la hora que deseo y 
cuando lo deseo.

La sonrisa que duerme a mi lado
es tan hermosa, aunque anterior a ella
me era mas grata a la vista, ya va siendo
hora de que se vista y se largue.

Mi casa es muy grande para una sola
persona, así que decidí llenarla con las
voces en mi cabeza, hablo con ellas en 
tono alto…

Estoy tan satisfecho con mi persona,
con todo lo que he logrado y lo que he 
sacrificado.

Aunque el aburrimiento y la soledad ganan
y en ocasiones pienso en poner fin a esta
felicidad artificial de la que me enorgullezco
y con la que me engaño. 

Ya nadie me llama por mi nombre, mi 
teléfono no suena por las noches 
y la compañía de mi cama es solo un
con suelo que desecho al día siguiente.

¿De verdad tengo lo que siempre quise?
Quizás lo que quiero es ponerle fin a estas 
voces en mi cabeza con las que me autoengaño.

En esta época en la que todo se está yendo por la borda debido a la frustración y angustia creada por una enormísima lista de malas decisiones tomadas...fuente


─────────────────────────
Gracias por llegar hasta aquí…
─────────────────────────
 

El Cuaderno – Reencuentro (poema).

Reencuentro.


Nunca imaginé volver a verte,
había asumido el hecho de perderte.
Esta carta que escribiste parecía mas
un producto de mi imaginación.

Ha pesar de los años transcurridos
al leerte sentí como si todo en un segundo
hubiese ocurrido, una herida mal cerrada,
una espina aun clavada en la garganta.

Quería decirte muchas cosas, pensé
en ellas una y mil veces mas, aun mas
las que ensayé a solas en mi cuarto, al final
no dije nada, tú también pensaste lo mismo.

Mi consuelo al ver tu cara casi tan atónita
como la mía fue casi hasta esperanzador
como si aun recordaras los viejos días, y como
si aun pudieran existir otros por vivir.

Nunca pude decir lo que en verdad quise,
tú tampoco, pero quedamos en que así era
mejor, nos despedimos y nos mentimos
pactando que jamas nos veríamos…
Y que seria la ultima vez que nos dañaríamos.

 fuente


 

─────────────────────────
Gracias por llegar hasta aquí…
─────────────────────────

El Cuaderno – Cinco poemas cortos que escribí hace tiempo.

Cinco poemas cortos que escribí hace tiempo.


Ayer te vi.

Fue todo tan rápido pero en mi mente
pareció una eternidad, jamas creí volver
a encontrarte, pero estaba feliz pues sonreías,
llena de gozo te veías, yo también sonreí cuando
te vi.
Esperaba a que no notases mi presencia,
cuando nos alejamos la felicidad se volvió
aspereza, las calles volvieron a ser grises,
mi vida volvió a estar vacía como los días
en los que no estas.

A Tristeza do Menino - Arte digital ©2016 por Tiago Amaral - Arte figurativo, Artes Escénicas, tristeza, menino, palhaçofuente


Madrugado.

Siempre me ha gustado levantarme con el sol,
no para aprovechar el día, eso seria un disparate,
mas bien para deleitarme con los colores del nacimiento
del nuevo día.
Si pudiera me levantaría en la madrugada hasta
que las nubes se tornen azules, pero mi regocijo se
ve interrumpido por la rutina que me obliga a fijar
mi atención en ser uno mas de miles que despierta
sin pensar en lo bonito de madrugar…

san franciscoo pinturasfuente


Ira.

De todas las cosas que odio y temo
ninguna es mas odiada y temida que mi
propio ser, aquel que sueña y desea pero
tan fácil se rinde y decae.
Ese bastardo que culpa al mundo de
su propia mediocridad y gasta su confianza
en bares y vicios, placeres tan mundanos como
adictivos.
Lo odios pero a la vez lo amo y le cuido y trato
de guiarlo por el buen camino aunque a veces
me agote la paciencia.

El viejo guitarrista ciego, 1903 - Pablo Picassofuente


La suplica.

Te necesito y aunque sé que no es así
no dejo de pensar en que moriré sin tu
presencia, pero aun así sigo respirando
mas no me siento vivo, no quiero hacer nada.
Patético.
Yo sé que tu me extrañas, puedo verlo en tus
ojos, odio la lastima con la que me fulminan,
la creencia de que yo estoy bien lejos de ti
ronda en tu mirada y la odio.
Por favor ven, vuelve aunque sea un instante
y devuélveme aquello que me hacia feliz y me
arrebataste.

Cabeza y mano XV by Oswaldo Guayasaminfuente


El fondo del vaso.

Ojala la tarde no se termine,
este momento es sagrado y estamos todos
al fin reunidos, logramos converger en este bar
para hablar de nuestras penas, nuestras glorias.
Por favor quédense yo invito la siguiente ronda,
ha pasado mucho tiempo de habernos visto,
ya somos cada vez menos en esta mesa y
el año que viene quizás no estemos reunidos
mas nunca.
Aun hay tiempo de tomar otra cerveza,
por favor no se vayan que no sé cuando
sera la ultima vez que volvamos a reunirnos,
tan solo una copa mas, por favor no se vayan…

Alvaro Castagnet, 1954 ~ Impressionist Watercolor painter | Tutt'Art@ | Pittura * Scultura * Poesia * Musica |fuente


─────────────────────────
Gracias por llegar hasta aquí…
─────────────────────────
 

El Cuaderno – Lo raro de que no estés (poema).

Lo raro de que no estés.


Es curioso como días han cambiado
desde que no estas, sin quererlo
te convertiste en una parte intrínseca
de mi vida.

Como respirar que es importante y lo hacemos
sin falta y aun así no lo percibimos,
algo así de necesario y enfermizo sin querer
tú te habías vuelto, ahora no me siento yo.

Es raro despertar sin ver un mensaje tuyo
alumbrando la pantalla de mi teléfono
en las madrugadas, es raro acostarse
sin darte las buenas noches…

Todo se siente tan ajeno, el día se siente
tan vacío, la conciencia tan intranquila…
Sé que a ti te ocurre exactamente lo 
mismo, aunque desees negar.

Es extraño despedirse a mitad de la
noche, sin las horas de charla previas,
creo que nos dimos demasiada importancia
y la verdad no la merecíamos…

Ahora todo sin ti es muy extraño.

 fuente


 

El Cuaderno – Ciudad del Caos (poema).

Ciudad del Caos.


Allí a donde voy siempre te recuerdo,
a veces con odio, resentimiento y malestar.
Otras veces me evocas cariño, nostalgia
incluso diría que en ocasiones te extraño.

Entre el ruido de tus avenidas y los peligros
de tus calles hay una magia que te envuelve.
Miro hacía el cielo y veo a la colosal montaña
coronada por la neblina.

Te conozco como si me examinase la
palma de la mano pero a su vez
sé tan poco de ti, de tus muchas caras
y tus muchos mundos.

Siempre fuiste impredecible, fatal
peligrosa y hasta mortal, pero no puedo
evitar quererte y a su vez odiarte.
Hoy has dado otra vuelta al sol y quiero felicitarte.

Caracas, hermosa y mortal…

Caracas esa convulsionada y muchas veces áspera capital es además una ciudad llena de vida y naturaleza a donde quiera que mires. Compartimos la ciudad con un inmensa variedad de especies de plantas y animales que hacen de Caracas una ciudad única en la que puedes deleitarte con el vuelo de decenas de guacamayas o los encendidos tonos de los árboles en flor. Eso aunque pase desapercibido para la mayoría de nosotros no es algo común. Para que tengas una idea de esa rica variedad de vida solo enfuente


─────────────────────────
Gracias por llegar hasta aquí…
─────────────────────────
 

El Cuaderno – Otra persona que no soy yo (poema).

Otra persona que no soy yo.


En ocasiones cuando escribo,
lo hago como si no se tratase
de mi persona la que piensa y 
redacta las palabras que suelo
agregar a estas «obras»…

Es como si por un momento me 
convirtiera en otra persona y 
en otras ocasiones, esa persona
no es la misma que escribió la carta
anterior, sino otra muy distinta.

Todos los días me visto con
la mascara de mis mas profundos
deseos, frustraciones y ambiciones,
al día siguiente no recuerdo exactamente
lo que escribí y cuando lo leo estoy 
convencido de que no soy yo quien lo hace.

Pero allí esta mi letra, desordenada
sobre el papel como las hojas que el
viento revuelve por el suelo en los
días nublados, me siento como un
licántropo que despierta de la metamorfosis…

Y cuando pienso conocerme del todo,
leo las cosas que he escrito cuando he
sido presa del desamor, el engaño o la ira
y me percató preocupado de lo poco que
en realidad me conozco.

Sé que es algo sin importancia o sustancia,
pero me asombra, me fascina, me preocupa
e incluso me horroriza el poco control que
tengo de mis pensamientos cuando los 
veo reflejados ante mis ojos escritos por mí…

Quizás mañana
no recuerde quien de mis «yo» escribió esto,
solo quería comentarlo…

October 11 2017 at 12:04PM from worldintheirart
fuente


─────────────────────────
Gracias por llegar hasta aquí…
─────────────────────────
 

El Cuaderno – Ya no es lo mismo (poema).

Ya no es lo mismo.


Cuando te conocí fue como si el tiempo
parase, diera media vuelta y se volviese
a detener, la búsqueda de los momentos 
a tu lado se volvió la ambición de los días.

Podíamos hablar durante horas y el 
tiempo se dilataba a tal punto que
las horas se volvían minutos, poco
a poco disminuían hasta ser segundos… 

Cuando te encontrabas lejos el color
de los días se me hacia opaco, y 
los momentos superfluos, el día se
diluía en tonalidades grises y densas.

Creí que seria así siempre, y que entre
nosotros las cosas alegres serian, como
podíamos ser nosotros tan ilusos, de pronto
ya nada seria lo mismo.

Las horas juntos se volvieron monótonas,
las conversaciones eternas y sin sentido, 
algunas se bifurcaban en cascadas de discusiones
absurdas y problemas superfluos. 

Un día sin tu presencia era un regalo, 
cansado estaba mi rostro de fingir una sonrisa
con tu llegada, estoy seguro que el pesar para ti
igual al mio era. 

A pesar de ello, aun nos seguimos torturando,
arrojando carbón gastado a un fuego que ya se 
ha dado por extinto, la terquedad es la mayor de
nuestras uniones, definitivamente ya nada es lo mismo…

- #drugsfuente


─────────────────────────
Gracias por llegar hasta aquí…
─────────────────────────
 

El Cuaderno – Desconocida (poema).

Desconocida.


Ella me mira, me mira mientras esta allí,
sentada ojeando sus apuntes…
Y yo le miro también, pero solo cuando
no esta observándome… es tan hermosa.

Cuando nuestras miradas se interceptan,
se producen segundos vertiginosos en
los que entro en un parcial descontrol 
de mis acciones, aparto la mirada de la suya
para recuperar el enfoque de mi mente.

Al ver sus ojos cafés que brillan detrás de 
unos cristales casi tan densos como los míos,
me pregunto si estará pensando en lo mismo
en lo que yo estoy pensando ahora…

La miro mientras ella lee, y siento como
si ella supiera que la estoy observando,
la noto sonreír como si supiera que yo también
lo estoy haciendo, a veces inconsciente de ello.

No nos conocemos, ni siquiera sé su nombre
pero sin palabras a veces nos comunicamos,
sus gestos me dicen mas de mí que de ella y
sé que ella me responde cuando me hago la vista gorda
y la descubro observándome… 

Ojala no fuera yo un ser tan cobarde,
ojala tuviera la fuerza el coraje para
poder hablarle y que los gestos se conviertan
en palabras, aunque seas para mí desconocida,
creo que ya nos conocemos muy bien cuando nos miramos.

Coleccionista de miradasfuente


─────────────────────────
Gracias por llegar hasta aquí…
─────────────────────────
 

El Cuaderno – El bar (poema).

El bar.


Atravesé la puerta como si fuese
la de mi propia casa y es que ni en mi
casa soy tan bien recibido, como recibido
soy en aquel salón de borrachos empedernidos.

me siento en el banquillo del extremo
izquierdo de la barra que esta junto a la pared
blanca y percudida para recostarme mi espalda,
ordeno una cerveza en un vaso…

Miro las caras de los que se sientan
en las mesas contiguas a la barra,
hablando con sonrisas construidas
producto de la borrachera producida. 

En la televisión dos equipos de fútbol,
cuyos nombres desconozco se disputan
un partido, algunos gritan y se emocionan.
Sin darme cuenta ya me he tomado seis cervezas…

Miro el vaso transpirado con el frió
producido por la bebida que una vez
contuvo en su interior, mientras pienso
en la jornada laboral cumplida, la maldigo.

El lugar esta atestado, la música no
me deja escuchar ni mis propios
pensamientos, este lugar ha cambiado,
solía ser tranquilo, acogedor… 

Pedí la cuenta y sentí como si 
el estomago se me vaciase cuando
vi las cifras grabadas en el papel, 
este lugar definitivamente ha cambiado.

Pago la cuenta receloso, sonrió a 
la chica de la barra, vuelvo a cruzar 
la puerta, esta comenzando a llover.
Vuelvo mis pasos a casa pensando…
«Ya va siendo hora de buscar otro bar».

Taberna tranquila
fuente


─────────────────────────
Gracias por llegar hasta aquí…
─────────────────────────