El Cuaderno – Días muy raros (poema).

Días muy raros. 


Ya olvidé como se veía la ciudad en las noches,
los días se han hecho parcialmente homogéneos
variando estos solo en el tono que desprende el cielo
hoy es gris como a mí me gusta.

El soledad se acomoda con gran quietud
cual si esta ruina hubiera sido su casa,
el sonido de los autos y las aves,  la brisa
acariciando los arboles y las gotas de lluvia
bailando en el balcón son lo mas parecido a murmullos.

En mi cabeza se hilan recuerdos, difícil es saber
cuales de ellos se manifestaron en el plano físico
y cuales son solo consecuencia de mis estrafalarias
fantasías o si fueron añadidas por algún otro.

¿Que vendrá después? Es interesante e inquietante
pensar que la vida que creí conocer probablemente
ya no sea la misma, la cotidianidad será la primera
en irse, seguido de la costumbre de un tacto amable
al cruzar la puerta.

Quien sabe en que terminará todo, en que consistirá
lo que esta por venir, si habrá posibilidad de que
yo vea ese futuro tan esperado y temido cuando
la emocionante conclusión se haga ver tras pasar el túnel.

Cómo afrontar el confinamiento
fuente


─────────────────────────
Gracias por llegar hasta aquí…
─────────────────────────
 

El Cuaderno – Nunca te dije (poema).

Nunca te dije. 


Ya nada será ni la sombra de
lo que conocíamos o hacíamos
esfuerzos por conocer y quizás
entender de alguna forma.

Te califiqué con tantos adjetivos,
me inspiré de tus atributos mas
mundanos; tus ojos, tu cabello,
tu piel y tu sonrisa.

Ya sabes, las cosas de los que
nos auto proclamamos poetas
solemos escupir en el papel
creyendo que el amor se cambia
como cualquier otra moneda.

Te adjudiqué otras palabras para
atributos de ti que yo francamente
ni siquiera conocía pero con gusto los
imaginaba cada vez que podía.

Me atrevería decir que así nacen las
ilusiones, quizás no de un papel
con borrones pero si de la esperanza
que la mente pone en los corazones.

Se inflitra en la sangre como un veneno,
nos deja ciegos, deliramos y hasta por
segundos creemos que moriremos sin
el cálido beso de a quien queremos.

Jamas te he dicho lo que siento,
tampoco he pensado hacerlo porque
la esperanza es el veneno por el cual
mis venas se han hecho de hierro.

L'amore non è i colori dell'autunno. L'amore non è l'amarezza di inverno. L'amore non è la promessa della primavera. Né è amore l'arrossire e verde di estate. L'amore è l'intero, terribile, vivido, anno struggente. She just does the most beautiful works of art. - Painting by Lorraine Christie


─────────────────────────
Gracias por llegar hasta aquí…
─────────────────────────
 

El Cuaderno – Ceniza (poema).

Ceniza.


Tuve un sueño, en él te veía.
Yo moría y tu re reías.

Las nubes oscurecieron y
las aves ya no surcan en el cielo.

Te miré y me dejé caer para
terminar con la miel en los labios.

Desperté… te encontré en
el lugar de costumbre.

Sentada frente a la ventana
pensando quizás lo  mismo que yo.

¿En que momento nos apagamos?
¿Vale la pena seguir con este engaño?

Es el miedo a perder o a volver a amarse
así mismo lo que nos mantiene atados.

Tuviste un sueño, tú morías yo reía,
porque para ambos ya no significa nada.

Somos un pasado que ya hace tiempo
dejo de valer lo que precia nunca terminaría.

Porque todas las luces se apagan, aunque
de las cenizas sigan viviendo.

Brillaremos con menos intensidad y nuestra
luz durará mucho menos.

Original Seascape Painting by Doris Duschelbauer | Abstract Expressionism Art on Canvas | La soledad - solitudefuente


─────────────────────────
Gracias por llegar hasta aquí…
─────────────────────────
 

El Cuaderno – Encierro (Poema).

Encierro.


Las horas se desenvuelven haciendo
el papel de eternas marañas de tiempo,
parece que hace siglos fue ayer y anteayer
se siente como si de una vida pasada tratase. 

Se apodera lentamente de mí la locura y la
monotonía, me siento un poco mal conmigo
mismo. Pues me doy cuenta que vivir inmóvil es
el castigo al que podría someterme. 

Me detengo a pensar en tantas cosas absurdas
que no llegan a nada y que solo me hacen temer
de lo lento que transcurren los días viendo las
mismas cuatro paredes.

Escribo, hago ejercicio y sumerjo mi cabeza
en los libros, pero una parte de mí se siente ajena
una parte de mí quiere salir corriendo, como si
algo le persiguiera, como si alguien le acechara. 

Creo que el tener mucho tiempo para pensar
es el veneno que se cuela por mis heridas.
Dicen que todos somos felices hasta que nos 
preguntamos «porqué» y yo me pregunto ahora
exactamente lo mismo. 

Me asomo por la ventana, observo la ciudad 
tan callada y tranquila y me pregunto cuantos
mas estarán en este momento en sus casa
pensando exactamente lo mismo que yo. 

El Atelier de Martin: cuarentenafuente


─────────────────────────
Gracias por llegar hasta aquí…
─────────────────────────
 

El Cuaderno – Llegarán aquellos días (poema).

Llegarán aquellos días.


Sé que en algún momento extrañaré
los días que hoy transcurren y haré
esfuerzos por no olvidar los que 
mucho antes transcurrieron. 

Llegará el momento en que mi mente
se disuelva y olvide tu nombre, el de mis
amigos, incluso el mio mismo y recuerde
solo el minuto vivido. 

Morirán mis ambiciones, el deseo de haberlas
completado, no sin antes arrepentirme de no
haberlas culminado, olvidaré que fracasé y quizás
olvidaré que aun así gané, crecí, amé y aprendí. 

Si los días comienzan a borrarse de la mente
espero que los días contigo sean los últimos
en irse, en despedirse, porque son los días
que recuerdo en mi memoria mas felices. 

Llegarán aquellos días donde olvide quien fui
por eso quiero que estos días en los que sé
quien soy sean memorables, quizás con suerte
muera primero antes que los recuerdos que me traje.

 fuente


─────────────────────────
Gracias por llegar hasta aquí…
─────────────────────────
 

El Cuaderno – La Casa junto a la Carretera (relato corto).

La Casa junto a la Carretera.

Siempre me llamó la atención lo vividos que son mis sueños.  Al apagar las luces he irme a dormir mi memoria se ilumina con las mas abstractas y estrafalarias ocurrencias. En mas de una ocasión llegué a dudar si realmente estaba soñando, supongo que los jóvenes tenemos la imaginación mas vivaz y suspicaz de lo que en realidad podemos controlar.

Una vez soñé que me perdía en una mina abandonada junto a cinco personas mas y se sintió tan real que casi me quedo sin aliento por la escasa cantidad de oxigeno que esperarías encontrar en un lugar así, cuando ya no podía respirar desperté de golpe en mi cama y me dije a mi mismo «ah que alivio vaya sueño». Definitivamente la mente es un arma de doble filo, quizás el mayor don y la peor maldición de la humanidad

En otra oportunidad soñé que era una temeraria mujer en medio de un gran campo de batalla que se extendía a kilómetros, me arrastraba por el sueño con rifle en mano, los disparos resonaban a lo lejos junto con los gritos, las explosiones y los escombros que se desprendían de los muros corroídos por la metralla de los tanques, me escabullí por una pequeña trinchera hasta el objetivo enemigo, apunté mi arma y cuando me decidí en accionar el gatillo escuché un sonido seco, luego mi vista se nublo y luego vi una brillante luz.  Desperté al día siguiente con un inmenso dolor de cabeza, recuerdo que no fui a la escuela ese día y estuve todo el rato en cama.

Aunque de todos mis sueños ninguno se compara con aquella extraña casita al lado del camino. Quien diría que razón no le faltaba a quien decía que «Los sueños pueden ser tan poderosos que se hacen realidad». La noche que concebí dicho sueño fue una muy lluviosa, recuerdo que me fui a la cama muy tarde, cuando toqué la almohada la caída a los brazos de Morféo fue casi inmediata allí fue donde la vi por primera vez.

Me encontraba yo sentado en el puesto trasero del auto de mi padre, mi hermana y mi hermano dormían, yo miraba por la ventana y tarareaba las canciones que mi padre tenia en su reproductor, el viaje seguro era largo porque sentía que estaba aburrido a pesar de ser solo un sueño. El paisaje me resultaba muy monótono, montaña tras montaña con unos pocos arboles y vegetación pero de improviso algo captó mi atención. Junto en la falda de una colina se hallaba una casita, seguro fue muy hermosa hace mucho tiempo, el techo era de madera y aun estaba bien conservado, la puerta de la entrada era una obra digna del mas diestro de los artesanos, los muros estaban algo derruidos por el paso del tiempo, y el jardín del pórtico hecho un cementerio de maleza, en la parte superior se alzaba un gran ventanal de cristales oscuros con un hermoso balcón.

El tiempo parecía haberse detenido unos instantes, como si el sueño se hubiera puesto en pausa, yo admiraba aquella singular construcción desde la ventana de un automóvil pero había algo de aquel extraño lugar que me perturbaba, como si unos extraños ojos estuvieran vigilando, sentía que alguien en su interior estaba clamando por algo o alguien, sentía como si esa casa supiera que a la lejanía en la carretera había alguien apreciando su arquitectura. De pronto escuché un grito, aterrador, infantil, como si de una niña se tratase, luego desperté de golpe, fue una sensación muy extraña.

Ese mismo día mis padres y mis hermanos teníamos un viaje planeado de vacaciones, no recuerdo a donde era solo que era lejos, en otra ciudad muy lejana, era un viaje largo y yo como siempre me adueñé de la ventana derecha del asiento trasero, mi lugar de costumbre en los viajes. Aquel día el viaje se perpetuó mas de lo normal, mi padre escuchaba su música de carretera que tanto le gustaba, mi madre hablaba por celular y mi hermana y hermano dormían justo al lado de mí. Yo miraba por la ventana mientras tatareaba la música del reproductor de mi padre, allí fue cuando la vi, por un momento pensé que aun seguía soñando pero no, estaba justo ante mis ojos, parada indemne y solitaria al lado del camino, en las faldas de una pequeña colina, la casa con la que soñé, una extraña sensación corrió por mi espina, la sensación de que alguien dentro de esas paredes me observaba.

Unos días después en la prensa se descubrió que un hombre malvado se ocultaba en aquella morada, un hombre que escondía las evidencias de sus imperdonables fechorías dentro de las paredes de aquel lugar y que aquellos gritos que me despertaron de mi sueño, fueron el ultimo aliento de su ultima victima. Desde ese día tengo numerosos problemas para dormir y decido despertar de golpe antes de ver la luz, o escuchar un grito.

El Ayuntamiento de Santander ha declarado en ruina una casa abandonada ubicada en el número 94 de Camarreal, en Peñacastillo..fuente


─────────────────────────
Gracias por llegar hasta aquí…
─────────────────────────
 

El Cuaderno – La Imperante Necesidad de Ser (poema).

La Imperante Necesidad de Ser.


Es raro tener un día de esos
en que no ocurre absolutamente nada.

Me siento a un lado de la cama
y me pregunto «¿Y ahora que?».

Como si el cuerpo rechazara la introspección
e incluso parece alérgico al descanso. 

Pero estar cansado es el estado natural
de todos los que vamos y venimos.

Se siente tan extraño pensar en que
no hay nada que pensar.

Cuando eso sucede mi mente se inunda
con un profundo vacío y entristezco.

¿Que soy y para que sirvo sino es mas que
para seguir moviendo la gran maquinaria?

¿Realmente soy feliz? Estoy tan ocupado
intentando ser de utilidad para la sociedad

Nunca me he detenido a pensar que tan
feliz me siento siendo este quien soy.

Quiero ser feliz, pero no sé como, y cuando
lo pienso mas miserable me siento. 

Quizás para no pensar en ello es que 
me inundo en tareas y compromisos 

Para evitar reflexionar sobre los demás,
sobre mí mismo, lo que soy, lo que seré.

Fotografía en la estación de tren de Benissa. Olympus E-400, Zuiko 14-42 Por favor, no usar esta imagen en páginas web, blogs u otros soportes sin mi autorización, © Todos los derechos reservados. Please don't use this image on websites, blogs or other media without my explicit permission. © All rights reserved.fuente


─────────────────────────
Gracias por llegar hasta aquí…
─────────────────────────
 

El Cuaderno – Aunque lo sepas (poema).

Aunque lo sepas.


Puede que ya te hayas percatado,
quizás aun no lo entiendas del todo
y mas probable aun es que no te interese.

Aun no te has percatado, mi sonrisa
cuando sonríes tal vez no has notado
pero es mejor así, de lejos, sin pegos.

No estamos para notarnos solo para
hablarnos, tu para enseñarme y yo
para admirarte como una obra de arte.

Eres de esas pinturas en las que 
quisiera navegar eternamente, sumergido
en tus ojos, con la vista incauta a mis deseos.

No necesito de tus besos ni tu tacto,
no necesito que me correspondas con
tus lazos para sonreír.

Aunque no lo sepas, admirarte y verte
reír, aunque sea a lo lejos es lo que me hace
sonreír. 
artefuente


─────────────────────────
Gracias por llegar hasta aquí…
─────────────────────────
 

El Cuaderno – Para Admirarte (Poema).

Para Admirarte.


Quizás tu luz nunca se pose en mí
y puede que mis pensamientos no
pasen de ser mas que un secreto.

Tan solo tendremos en común la hora
del almuerzo y una que otra risa cruzada
con sonrisas en un pasillo de universidad.

A lo mejor de mí sospechas, o tal vez ni 
se te cruza por la cabeza pero tu voz es
lo que todas mis tardes alegra.

Sé que yo no soy de muchas palabras
porque prefiero escuchar las tuyas por 
eso cayo cuando me miras y sonríes.

Es la misma razón por la que cayo mis
penas, mis anhelos y mis sentimientos 
solo necesito tu voz para sentirme completo. 

Porque admirarte a la distancia es mi consuelo,
dar un paso mas allá es solo un simple deseo
y el temor a que te alejes mi mayor complejo.

¿Tu teléfono es triste y aburrido?. ¿No encuentras por ningún lado i… #detodo # De Todo # amreading # books # wattpadfuente


─────────────────────────
Gracias por llegar hasta aquí…
─────────────────────────
 

El Cuaderno Infravalorado (poema).

Infravalorado. 


No sé porque me cuesta tanto
reconocerme a mí mismo,
porque es tan difícil aceptar las
propias virtudes.

Es tan inverosímil aceptar la idea
de por mis propios méritos ser,
hacer y deshacer, no me siento capaz
de una hazaña por cuenta propia.

Parece fácil creer que el amor por sí
mismo es el único amor que se requiere,
eso es solo una falacia de aquellos como yo
indeseados nos repetimos.

El amor y la admiración de los demás,
la aprobación de los que nos acompañan
sera siempre la mayor y mas deseada
de todas las drogas que existen.

El cariño de una mujer, la admiración
de tus familiares, la envidia de los conocidos
el ejemplo de tus amigos. El ansia de ser valorado
amado, querido. El arma mas poderosa y de doble filo.

Tan fácil creer que podemos
«amarnos nosotros mismos»
Y desear desesperados el amor
de quienes nos rodean o nos pisotean.

El joven artista británico Dan Lester combina la fotografía y la ilustración de una manera inteligente e intrigante
fuente


─────────────────────────
Gracias por llegar hasta aquí…
─────────────────────────